Una nena culpó a su madre por un crimen en Carapachay

El crimen de una jubilada de 85 años, ocurrido en julio de 2012 en Carapachay, se resolvió de forma inesperada. La clave del caso fue una nena de 12 años, quien señaló a su mamá como la autora del asesinato y ahora fue condenada a cadena perpetua. A Dominga Giles (85) la encontraron asesinada en su casa de Pueyrredón 6355, partido de Vicente López, el 3 de julio de 2012. Su cuerpo estaba golpeado, cubierto de sangre y tenía un pañuelo en la boca.

“Mi mamá es mala… muy mala…”, le dijo la chica a una amiga de su madre, Liliana Villar. ¿Te acordás de la señora que vivía a la vuelta de mi casa, la que habían matado?: Mi mamá la asesinó. Mató a una persona”, le dijo la menor a la mujer. “Me contó que habían ido a la casa de la señora (Giles), que la madre le había pedido plata y que como no se la había querido dar, le puso una bufanda en el cuello o en la boca y le pegó con el palo de ablandar la carne en la cabeza”, recordó.

La nena también le contó que mientras su madre le pegaba a la jubilada, le ordenó a ella que buscara plata por distintos rincones de la casa. Antes de que Villar fuera a hablar con la familia de la jubilada asesinada -quienes hicieron la denuncia-, enfrentó a su amiga. “Al principio lo negó, pero cuando insistí me dijo que sabía que Giles iba a cobrar una cantidad de dinero importante por la pensión del marido. Me habló de 7500 pesos que había encontrado en la ropa interior de la señora“, expresó.

Según publicó el diario Clarín, gracias a la confesión de la pequeña de 12 años y a la posterior declaración de Liliana Villar, los jueces del Tribunal Oral Criminal N° 1 del Juzgado de San Isidro condenaron a la mamá de la nena, Susana Pérez (42), a prisión perpetua por el crimen de Giles. De acuerdo a lo que informó ese medio, los jueces consideraron probado que Pérez mató su vecina para robarle los 7500 pesos que había cobrado por la pensión de su esposo.

Que te pareció la nota? Compártela en tus Redes Sociales!!