Llega Marty McFly al futuro: ¿Pasará por Vicente López?

Si estás listo o no, da igual, porque el futuro ya está acá. Un día como hoy, o mejor dicho hoy 21 de octubre de 2015 para los jóvenes y los no tantos, es la fecha que fija Marty McFly en el DeLorean, ese auto fantástico que se transformó en máquina del tiempo, para regresar al futuro en la película Back to the Future II. Los más frikis ya iniciaron guardias y eventos en Facebook para ver si realmente aparece y se crea esas paradojas de espacio temporales o una perturbación en la fuerza, que todo puede ser.

Que curioso es volver la vista atrás y pensar en cómo veíamos el futuro en 1985 y que nos lo imaginábamos más moderno, con coches que volarían pero seguimos más o menos igual que hace treinta años.

Algunos de los aciertos de la película como el cine en 3D, aunque ya se había inventado años antes, fueron los anteojos de Google y las pantallas publicitarias por doquier, algo que también se ve en “Blade Runner” o en “Farenheit 451”; lo de quemar el papel ya no es necesario porque tendemos a consumir o hay una concientización a usar cada día menos. “Volver al Futuro II” nos dejó el desafío para buscar los monopatines voladores, la basura como combustible y las zapatillas que se atan solas. Recordemos también que la película mostraba los hidratadores de comida y paseadores de perros automáticos, los cuales todavía no llegaron…. pero todo llegará, solo es cuestión de tiempo.

Pocos predijeron que el gran cambio del siglo XXI sería la hiperconectividad. La Internet y los teléfonos móviles y redes sociales son los nos permiten disfrutar y padecer a la vez, la posibilidad de hablar con todos, a toda hora y en cualquier lugar a cualquier parte del mundo. Por lo demás, se parece bastante a 1985. En el camino se quedaron el telex, el fax, el VHS, y cantantes como a Gustavo Cerati. Pero tenemos Facebook, Twitter, Whatsapp, celulares inteligentes, tabletas y mantenemos a los Rollings Stones. Cambiamos el cine con palomitas por las series de Netflix y el walkman por el ipod pero, en esencia, somos los mismos.

Sin el funcionamiento del condensador de flujo, que permitía a McFly moverse a través del tiempo, nos conformaremos con el viajar al futuro a través de la imaginación. Por si alguno quiere hacerlo en un DeLorean, difícil por no decir imposible será conseguir uno en nuestro país! Y, si lo consiguen en llegar al futuro, por lo menos manden una señal, los números del Quini.

Delorean DMC-12:
Es un vehículo deportivo fabricado por DeLorean Motor Company (DMC) en los años 1981 y 1982, y es conocido como el DeLorean, ya que fue el único modelo hecho por dicha compañía. Sin embargo, ganó fama mundial por su aparición en la trilogía de ciencia ficción Volver al Futuro. Tras esta participación, el auto se convirtió en objeto de culto.

¿Qué hubiera pasado si llegaba a Vicente López?:
Hay quienes aseguran que si Marty McFly hubiera llegado a Vicente López, habría tenido algunos inconvenientes. Si su auto aterrizaba en la Avenida Maipú, seguramente tendría que haber esquivado el Metrobus y haber perdido un buen tiempo para encontrar un lugar para estacionar en el barrio. Si su coche hubiera descendido sobre la Avenida Mitre, en el Oeste de la Ciudad, tendría que haber sido precavido en algunos cruces, a raíz de la falta de funcionamiento de los semáforos. A la hora de cargar combustible, McFly debería pagar unos pesos más de lo previsto debido a la tasa vial que rige para las naftas en nuestro municipio. Además, debería realizar la Verificación Técnica Vehicular provincial (VTV) en la planta de Munro, si es que quiere regresar a 1985 sin multas de su viaje al futuro.

Nicolás Collado

Que te pareció la nota? Compártela en tus Redes Sociales!!