15.2 C
Vicente López
jueves 20 junio, 2024

A sus ochenta años Droopy está más presente que nunca

Novedades


Telam SE

Hace 80 años nació uno de los personajes más famosos del mundo de la fantasía: Droopy, el basset hound cansino e invencible cuya característica más recordada es su absurda omnipresencia. A tal punto trascendió que su nombre se hizo parte del habla cotidiana como apodo para las personas que aparecen por todos lados.

Droopy debutó protagonizando “Dumb hounded” (“El Sabueso tonto”), el 20 de marzo de 1943, un corto animado dirigido por Frederick “Tex” Avery para la Metro-Goldwyn-Mayer. Se trata de un capítulo memorable, que dejó sentadas las bases del personaje. En la primera escena, un lobo se escapa de una prisión, una parodia de una cárcel de máxima seguridad neoyorquina. Luego de una andanada de sabuesos alterados sale a perseguirlo, aparece caminando un perro distinto.

Con andar desganado y voz monótona, mira a cámara: “Hola gente feliz…¿saben algo? Yo soy el héroe«, se presenta. Luego, lo impensable se desencadena sin descanso.

Telam SE

Pese a su aspecto y a su aparente apatía, nuestro héroe logra aparecer en todos lados sin darle respiro al prófugo. Aunque el lobo intenta escapar a toda velocidad en auto, motoneta, tren, avión y caballo hasta una alejada guarida, en donde cierra incontables puertas una tras otra, Droopy consigue aparecer a su lado.

El capítulo se inspira en otra creación de Avery para las Merrie Melodies de la Warner: “La tortuga le gana a la liebre” (“Tortoise Beats Hare”), de 1941, un dibujito basado libremente en la fábula de Esopo, donde la tortuga Cecile compite con nada más y nada menos que Bugs Bunny, que todavía no había desplegado toda su personalidad. Cecile es un antecedente de Droopy que logra burlar nada más al conejo de la suerte, algo que luego ningún otro antagonista consigue.

A su vez, este corto retoma ideas similares de otro corto de Avery, “The Blow Out”, de 1936, donde una versión primitiva del cerdito Porky se le aparecía en todos lados a un terrorista que intentaba perpetrar un atentado con explosivos.

Telam SE

Droopy toma mucha de su personalidad de un personaje llamado Wallace Wimple que aparecía en “Fibber McGee and Molly” uno de los shows más populares de la era de oro de la radio estadounidense. El actor que hacía de Wimple, Bill Thompson, fue quien interpretó a Droopy en la versión original.

En otro epidosio muy recordado, “Northwest Hounded Police”, de 1946, volveremos a ver a Droopy persiguiendo al lobo hasta volverlo loco, apareciendo en todas partes. Aquí sí, se revela que Droopy cuenta con ayuda para estar en todos lados .

Telam SE

A ciencia cierta estos son los dos únicos capítulos donde el perro es omnipresente, la característica por la cual pasó a la historia.

En otros capítulos se lo verá en distintas facetas, siempre imponiéndose a su contrincante, ya sea como heredero de una fortuna, como vaquero o como toreador mexicano. También supo protagonizar con sus hermanos en una recreación del cuento de los tres cerditos.

Los tres cerditos, en la versión de Droopy

VER VIDEO

Además del lobo, su otro rival es otro can: Spike o Butch, el bulldog, que a veces es mudo y en otras oportunidad habla. Como quiera que sea, Droopy siempre vence. 

Como parte del permanente delirio creado por Avery, Droopy tiene una fuerza desproporcionada que demuestra cada vez que se enoja, algo que no sucede muy a menudo, como cuando vence a un toro o a un dragón. Otro poder que tiene el perrito invencible es que si su contrincante corta un árbol para aplastarlo, el árbol siempre cae del lado contrario.

A Drooy a veces se lo ve contento. Son pocos momentos: a veces baila moviéndose de un lado a otro, una imagen transformada en gif. En otras oportunidades se descontrola: ya sea cuando gana una recompensa por atrapar al lobo o cuando recibe un beso.

Telam SE

Es que Droopy no solo tenía contrincantes. El perrito se enamoraba de las humanas con bastante facilidad. En “The Shooting of Dan McGoo” y en “Wild and Woolfy”, el segundo y tercer capítulo respectivamente, hace su aparición una damisela en apuros. Se trata de “Red” la curvilínea femme fatale de uno de los clásicos de Avery, “Red Hot Riding Hood” (1943), que inspiraría años más tarde a Jéssica Rabit, la protagonista de “¿Quién engañó a Roger Rabbit?”.
Así, veremos una y otra vez como Droopy defiende a su amada de las garras del lascivo lobo que se desespera ante su belleza.

En “Señor Droopy”, el capítulo de 1949 en el que aparece como torero, su objeto de deseo es una mujer real, a quien podremos ver en una fotografía real y en persona: Lina Romay, actriz y cantante de origen mexicano.

En total, en esta etapa se grabaron 24 capítulos, la mayoría dirigidos por Avery. Otros directores fueron Dick Lundy, Michael Lah y dos nombres muy conocidos: William Hanna y Joseph Barbera, creadores de las otras estrellas de la MGM, Tom y Jerry. El último capítulo, “One Droopy Knight” (1957), fue nominado por la Academia a los premios Oscar, pero no ganó. De todas maneras, para esa altura, el estudio de animación de la MGM ya había cerrado.

Telam SE

Luego vinieron otras versiones de Droopy, la mayoría olvidables, como la serie “Tom & Jerry Kids” que presentaba al hijo de Droopy, Dripple, o el spin-off “Droopy Master Detective”. Sin dudas su aparición más memorable fue en una película icónica de la historia de la animación, la arriba mencionada “¿Quién engañó a Roger Rabbit?”, un gran homenaje a los grandes creadores de la era dorada de los dibujos animados, sobre todo a Avery. El director de animación de la película, el legendario Richard Williams hizo la voz de Droopy, que en esta ocasión aparece como ascensorista.

Otro homenaje notable se encuentra en Los Simpson: para muchos “Juan Topo” es una mezcla de Droopy con Mr. Magoo. El creador de la familia amarilla, Matt Groening, ha citado a Tex Avery y a su perro omnipresente como una influencia, algo que se repite en incontables creaciones actuales. Por caso, animaciones contemporáneas, como Bob Esponja y Shrek son tributarias del estilo creado por Avery y que tuvo en su original perro sedado a uno de sus máximos exponentes.

A ocho décadas de su nacimiento Droopy goza de muy buena salud.

El opuesto de Walt Disney

Su nombre no es tan conocido pero dejó una marca indeleble en la historia de la animación. Si a Walt Disney se lo referencia por su interpretación de los cuentos clásicos, por su sentimentalismo y por el realismo de sus personajes, a Frederick Bean Avery, alias Tex, se recuerda por todo lo contrario.

Este genial creador nació en Taylor, Texas el 26 de febrero de 1908 y murió en Burbank, California, el 26 de agosto de 1980. Cuando trabajaba en el estudio de Walter Lanz sufrió un accidente que le hizo perder un ojo. Fue jugando a arrojarse clips con cintas elásticas con sus compañeros de trabajo. Para algunos historiadores de la animación, esto influyó en su estilo bidimensional. También se dice que esto influyó en su forma de hacer humor, donde lo inesperado es esencial.

Avery fue crucial para inventar y perfeccionar a muchos personajes, más allá de Droopy. En su historial podemos encontrar a Bugs Bunny, el Pato Lucas, Porky, Elmer Fudd y Chilly Willy, entre muchos otros. Cuando el interés en la animación decayó, a finales de la década del setenta, tuvo que trabajar en publicidad

La exageración, la irreverencia, el sarcasmo, el absurdo, el surrealismo y el humor de ritmo desenfrenado son marcas del estilo de Avery, así como la costumbre de romper la cuarta pared e interpelar al espectador o de poner de manifiesto lo que se está viendo es una obra cinematográfica, como cuando el lobo se sale del cuadro.

Sus obras, con fuertes dosis de violencia y bastante sexualización, lograron destacarse y fundar un estilo, primero en la Warner y luego en MGM.  

Telam SE


Fuente: Télam

Déjanos tu Comentario!

Lo Último