De Vicente López a Letonia: El sueño de jugar el Mundial

Cristian Torres nació en Vicente López, jugó en Colegiales y luego partió a Europa para probar suerte. Hoy tiene 31 años, vive cerca del mar Báltico y está casado con una letona. Juega en la Selección de Letonia y sueña con llegar a Rusia 2018.

Se trata de una historia extraordinaria. Cristian Damián Torres nació en Vicente López y se crió en Trelew, en la provincia de Chubut. Cuando era adolescente se fue a probar a Newell’s de Rosario y más tarde pasó por Colegiales, el club de su Munro natal. Luego partió hacia Europa en busca de su sueño: Poder triunfar como futbolista en el viejo continente.

Hoy con 31 años, Cristian Torres, también apodado como “Tuta” heredado de su padre que a su vez lo debe haber recibido de aquel delantero de Boca de la olvidable década del 80 Gustavo “Tuta” Torres; recorrió varios clubes del este europeo, en particular de aquellos Estados liberados del yugo soviético y recaló en Letonia donde conoció el amor y se casó con Marika Zuntnere.

Cristian, como tantos otros, mediocampista de oficio y futbolista de profesión, viajó a Europa muy joven, en este caso el destino sería nada menos que la liga de Letonia. Y allí no sólo se asentó, sino que según precisó Diario Jornada, el deportista de Vicente López permaneció durante 6 años para emigrar sólo en 2009.

Su siguiente destino sería Azerbaiján, inicialmente para vestir los colores del FK Gabala y terminar arribando en 2011 al Ravan Baku y en el 2012 y siempre continuando en Azerbaiján, al Simurq, club en el que emigró nuevamente a Letonia para desempeñarse en el FK Liepaja (reemplazante a otro club de la ciudad, Metalurg) y que con dos años de vida salió campeón de la Liga local con “Tuta” en el plantel.

El pasado 2 de septiembre, en la fecha FIFA, Cristian debutó como internacional defendiendo los colores de la Selección de Letonia en la fase de clasificación de la zona B de los grupos europeos en busca de un lugar para el Mundial de fútbol de Rusia 2018.

Con la camiseta granate de ese país del Báltico, nuevamente libre e independiente de aquella Unión Soviética (URSS) desde 1990, ingresó en el juego que su selección derrotó en Riga a su par de Luxemburgo por 3 a 1.

Una semana después, volvió a jugar, esta vez ante Andorra con otra victoria (esta vez por 1 a 0) y que ubicó a su equipo como primero de su grupo con puntaje ideal en dos cotejos; cuatro goles a favor y uno en contra.

El sueño de este futbolista de Vicente López finalmente se hizo realidad y logró alcanzar la gloria en Europa. Pero la novela de este jugador no terminó y quizás la historia de este cuento concluya de una manera soñada, cuando dentro de dos años lo vea a Cristian jugando con su Selección en el Mundial.

Que te pareció la nota? Compártela en tus Redes Sociales!!