Tras 12 años de trayectoria en el uso de software libre, llegó el reconocimiento para el Centro de Formación Profesional N° 401 de Vicente López. Se llevó el primer puesto y el Premio Clementina en el marco del festival “Escuelas que Programan” realizado esta semana en Tecnópolis. 

El evento, organizado por el Ministerio de Educación de la Nación en el marco de la Red de Escuelas que Programan, sirvió para reunir a 33 escuelas de distintos puntos del país, cada una con sus proyectos de programación o de robótica.

De la mano de Dante San Felice, docente a cargo del curso de Programador de sistemas de Interfaces Gráficas, un grupo de alumnos de dicho Centro presentó el proyecto “Programamos con Sancabase” e hicieron una demostración del uso de Python, el software libre utilizado para la programación.

Al respecto, la titular de la cartera educativa provincial, Nora De Lucia, manifestó que “estos son los chicos que algunos estigmatizan diciendo que son una generación perdida. Estamos orgullosos de nuestros jóvenes. El gobernador Daniel Scioli confía en ellos y por eso apuesta a la educación invirtiendo el mayor presupuesto educativo de todo el país. Que nuestras escuelas ganen premios, no sólo en el país sino también a nivel internacional, es también calidad educativa”.

En tanto, Velia de Bernardi, directora del establecimiento educativo explicó que “el reconocimiento fue para el CFP 401 por ser una institución pionera en el uso de software libre como herramienta de aprendizaje en sus cursos”.

Con más de 1.300 alumnos divididos en 9 subsedes, el Centro recurrió a las herramientas que diseñaban sus alumnos. “Con anterioridad nos diseñaron una base de datos para uso administrativo de la escuela y ahora, el curso se prepara para diseñar una segunda base de datos que organice el sistema de preinscripciones que necesitamos”, explica la Directora.

Por su parte, 52 alumnos de 4°, 5° y 6° año de la Primaria N° 79 de Olavarría deleitaron a todos en el Festival -incluido el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni quien visitó su stand-, con los juegos que ellos mismos programaron.

“Llevamos juegos y presentaciones de personajes con diferentes diálogos. Uno de los alumnos creó un reloj, con personajes que hablaban e indicaban la hora y que anunciaba por ejemplo el momento de ir a la escuela”, señala Laura Reyes, maestra de Prácticas del Lenguaje y Ciencias Sociales de 4° año.

De los comienzos en el uso de software libre en la escuela, Laura destaca y agradece las capacitaciones dadas, y con gracia recuerda que “todas las horas en las que nosotras nos capacitamos, los chicos lo resolvieron en 20 minutos. Para cuando terminé de explicar y les dije que probaran, ellos ya habían modificado todo. Terminé preguntándoles cómo habían hecho para que un personaje se moviera, saltara, hablara”.

Para la docente, el software libre “es una herramienta que sirve para que los chicos puedan trasmitir sus producciones. Sin dejar de lado la forma tradicional, escrita u oral, ahora nos encontramos con esta herramienta digital”.

Tenemos chicos integrados en lectoescritura que provienen de la educación especial. Este trabajo sirvió para nivelar todo y ha aportado mucho para su maduración. Tenemos una nena en esta situación que expuso en el stand”, destaca Reyes.

Antes de finalizar el año, esperan presentar un cuento, una producción absolutamente digital con animación de distintos personajes.

Que te pareció la nota? Compártela en tus Redes Sociales!!