22.6 C
Vicente López
lunes 15 abril, 2024

Por un conflicto entre juzgados no indagan a los sospechosos por el crimen de Nayla

Novedades


 

El crimen de Nayla ocurri alrededor de las 22 del 7 de febrero ltimo en el cruce de Esteban Bonorino y Calle 10 del barrio 11114 del Bajo Flores Foto Alejandro Santa Cruz
El crimen de Nayla ocurrió alrededor de las 22 del 7 de febrero último en el cruce de Esteban Bonorino y Calle 10 del barrio 1-11-14 del Bajo Flores / Foto: Alejandro Santa Cruz

El joven de 25 años que fue este martes detenido y al que se lo acusa de haber participado en el homicidio de Nayla Naomí Torrilla, la niña de 4 años asesinada de un disparo al quedar en medio de una balacera en el Barrio 1-11-14 del porteño Bajo Flores, solo será indagado por otro homicidio por el que estaba prófugo hace dos años ya que, en la causa por el asesinato de la nena, tanto su situación como la de otros sospechosos con pedido de captura, aún no fue resuelta por un pleito de competencia entre dos juzgados, informaron  fuentes judiciales.

Se trata de Nahuel Federico Moyano (25), quien tras ser detenido ayer en la localidad bonaerense de Virrey del Pino, en el partido de La Matanza, fue trasladado por la División Homicidios de la Policía de la Ciudad a una alcaidía porteña.

Fuentes judiciales aclararon a Télam que la detención formal de Moyano no se dio en el marco de la causa por el crimen de Nayla, sino por el homicidio de Cristian Ezequiel Escobedo (31), hecho por el que el acusado estaba prófugo hace más de dos años.

Escobedo fue asesinado el 12 de enero de 2021 en la intersección de la avenida Riestra, entre Charrúa y Esteban Bonorino, del Barrio 1-11-14, cuando fue arrojado de la moto en la que circulaba y ejecutado en el piso de un tiro en la cabeza.

Este es el homicidio por el que Moyano quedó detenido y por el que será indagado en las próximas horas por el juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 57, a cargo de María Fabiana Galletti.

Crimen de Nayla

En relación a la causa Nayla, las fuentes explicaron que en la investigación realizada por el fiscal Eduardo Cubría, de la Fiscalía en lo Criminal y Correccional 22, y por los detectives de la División Homicidios porteña, Moyano y otros tres sospechosos fueron identificados como los presuntos autores del ataque a balazos donde murió la niña el 7 de febrero pasado.

El fiscal Cubría pidió las cuatro detenciones ante el juzgado en lo Criminal y Correccional 43, pero el juez que lo subrogaba al momento del hecho, Alberto Baños, al ver que Moyano tenía pedido de captura por el crimen de Escobedo, se declaró incompetente y le envió la causa Nayla al juzgado 57, con el argumento de que ese homicidio fue previo al de la niña.

La jueza Galletti no aceptó hacerse cargo de la causa por el asesinato de la niña, y por ello ahora será la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional quien debe zanjar esta cuestión de competencia.

A su vez, el juzgado natural de la causa Nayla, el número 43, cambió de juez subrogante, y en lugar de Baños asumió su colega Paula Verónica González.

Pero lo cierto es que hasta ahora, el pedido de detención de Moyano y de los otros tres implicados por el asesinato de la nena de 4 años, está sin que ninguno de los dos juzgados lo resuelva.

Balacera y muerte de la niña

El crimen de Nayla ocurrió alrededor de las 22 del 7 de febrero último en el cruce de Esteban Bonorino y Calle 10 del barrio 1-11-14 del Bajo Flores donde, según los testigos, desde un automóvil Renault 19 color gris se efectuaron varios disparos a ocasionales transeúntes.

Según las fuentes, fue personal de la Gendarmería Nacional Argentina (GNA) apostado en la zona el que emitió un alerta ante el ataque a balazos y le informó a la Policía de la Ciudad que el automóvil de los tiradores había huido en dirección al vecino Barrio Presidente Illia.
 

En el mismo hecho un joven de 19 aos que aparentemente era el verdadero objetivo del ataque termin herido Foto Alejandro Santa Cruz
En el mismo hecho, un joven de 19 años que aparentemente era el verdadero objetivo del ataque, terminó herido / Foto: Alejandro Santa Cruz

Las fuentes precisaron que, en el sitio de los disparos, los peritos recolectaron un total de 32 vainas servidas de calibre 9 milímetros.

En el mismo hecho, un joven de 19 años que aparentemente era el verdadero objetivo del ataque, terminó herido de bala en una de sus piernas.

Los investigadores analizaron la posible conexión entre la balacera que provocó la muerte de la niña y un episodio de usurpación vinculado a bandas narcos que estuvo a punto de concretarse días atrás y finalmente se frustró.

Según la pesquisa, las sospechas apuntaban a un clan familiar conocido como «Los Marola» que nada tiene que ver con la banda de los peruanos que mantiene desde hace al menos dos décadas la hegemonía de la venta de drogas en la zona.

«Los Marola» fueron los primeros mencionados por vecinos que se manifestaron en las horas posteriores al crimen de Nayla.


Fuente: Télam

Déjanos tu Comentario!

Lo Último