12 C
Vicente López
miércoles 22 mayo, 2024

Piden que no archiven una causa por la muerte de un policía formoseño y que investiguen un crimen

Novedades


Telam SE

La madre de un policía formoseño, encontrado muerto en un riacho durante un operativo antidrogas en enero de 2016, pidió que la causa no sea archivada como resolvió un juez de Garantías y que sea investigada como un homicidio, ya que considera que hay «un pacto de silencio» para que el caso quede impune.

«Él estaba lleno de sangre con su rostro desfigurado y me hicieron creer que se ahogó. Por eso marchamos a Tribunales para exigir que sigan investigando porque esto fue un homicidio», dijo a Télam Florencia Villa, madre de Federico Romero (30).

Según el abogado Carlos Lee, representante de la mujer, el juez Sergio Cañete desestimó sus pedidos y dispuso que la causa sea archivada sin tomar otras medidas.

«La investigación la hizo la misma fuerza cuando se sabe que debería hacerla otra, en el momento del hecho no estuvo ni el médico, ni el fiscal o juez para resguardar la cadena de custodia de las pruebas y la autopsia fue bastante defectuosa», afirmó el letrado, quien añadió que en los informes periciales «ellos mismos resaltan que no se resguardaron las pruebas para determinar si esa persona murió ahogada o si ya la tiraron muerta».

De esta manera, la madre de Romero, sus familiares y amigos marcharon a los Tribunales formoseños para pedir que la Cámara de Apelaciones no haga lugar a lo resuelto por el juez.

«Hay muchos interrogantes que no ameritan el archivo de la causa», aseguró Lee.

El hecho comenzó a ser investigado el 18 de enero del año 2016 cuando el oficial de la Policía de la provincia de Formosa fue convocado a un operativo realizado por la Dirección General Drogas Peligrosas en la que se desempeñaba.

«Federico estaba de licencia médica porque había contraído dengue y lo llamaron igual, eso ya fue raro», recordó la mamá.

El operativo consistía en tareas de campo en la zona de la autovía Ribereña, lugar donde observaron a tres personas huir en una lancha cuando se percataron de la presencia policial, aunque nunca fueron localizados al igual que la embarcación.

Telam SE

En esas circunstancias, habrían abandonado algún paquete y según la versión policial, en ese momento, la víctima se arrojó al agua y nadó hasta debajo del puente y al momento de regresar, se sumergió y no volvió a salir.

«Hay un montón de irregularidades en el proceso que hacen presumir que hubo una responsabilidad de las personas que estaban a su cargo», indicó el abogado.

Mientras que la madre del policía aseguró que hay «un pacto de silencio» desde el momento en el que ocurrió la muerte y un «encubrimiento» hacia los responsables de un «asesinato».

Según la mujer, su hijo nadaba desde los siete años y hasta practicó «cursos de buceo», por lo que descree de la versión del ahogamiento.

«Mi hijo jamás se hubiese tirado al agua en esas condiciones en las que estaba, con fiebre, dolores de cuerpo. Estaba sin pantalones y con remera, cuando cualquier nadador sabe que lo primero que se debe sacar es la remera porque impide la movilidad, al inflarse y llenarse de agua. Además de esto, jamás un ahogado puede tener manchas de sangre», señaló.

Por ello, si bien Florencia dijo que en ningún momento supo si Romero tuvo amenazas previas pero sospecha que «vio o escuchó algo y por eso lo mataron».

«Estaba lleno de sangre, que alguien me explique cómo es que una persona que se ahogó puede estar así, con tanta sangre. Yo creo que él vio, escuchó o sabía algo. Era demasiado correcto. Y estoy segura de que por eso lo mataron» aseguró.

En tanto, el abogado Lee sostuvo que el juez Cañete fue «abogado de la Policía» de Formosa, por lo cual para él todo «está plagado de irregularidades».

«Lo cierto es que hay una muerte dudosa que merece una investigación. Yo había pedido la imputación del comisario a cargo del procedimiento como del que estaba a cargo del personal», insistió.


Fuente: Télam

Déjanos tu Comentario!

Lo Último