La normativa del colegio Paula Albarracín no permite que las alumnas usen calzas. Por eso, en pleno recreo, en señal de protesta 600 estudiantes hombres y mujeres aparecieron vestidos con la prenda prohibida. Buscan que los directivos reconsideren esa normativa.

Los directivos sancionaron a los alumnos que participaron de la protesta con un ausente reglamentario. No es la primera discusión por temas de vestimenta. En febrero los alumnos consiguieron que se aprueben las alpargatas y los pantalones balis.

La institución ubicada en Juan Bautista Alberdi 1201, Olivos, cuenta con 1.000 alumnos. Más de la mitad se adhirieron a la protesta.

Por Ramiro Pablo Gómez

Que te pareció la nota? Compártela en tus Redes Sociales!!