jueves, mayo 26, 2022

Misión: recuperar Grytviken y mantener Puerto Leith en las islas Georgias del Sur

Más Leído


A fines de marzo, la Armada Argentina envió al buque polar ARA “Bahía Paraíso” –que se encontraba llevando a cabo la Campaña Antártica– a las islas Georgias del Sur, con la misión de evitar el desalojo de un grupo de obreros argentinos a cargo del empresario Constantino Davidoff, quienes se encontraban desarmando una estación ballenera en Puerto Leith y habían izado la bandera argentina en el lugar. El Gobernador británico Rex Hunt, a través de su representante en Grytviken (capital de las islas Georgias del Sur) había ordenado su desalojo, para lo que envió infantes de Marina británicos a bordo del HMS “Endurance”.

El “Bahía Paraíso” arribó a Puerto Leith en la noche del 24 de marzo y desembarcó a un grupo de 14 militares, mientras que el buque permaneció en la zona patrullando con un helicóptero Alouette de la Aviación Naval sin artillar.

El 28 de marzo de 1982, a las 10.57, el destructor ARA “Santísima Trinidad” zarpó como buque insignia del Comandante de la Fuerza de Tareas Anfibia. Se inició así la Operación Rosario que concluyó con la rendición del Gobernador británico de Malvinas el 2 de abril. Ese mismo día fueron embarcados en la Base Naval Puerto Belgrano, rumbo a las Georgias del Sur, 40 infantes de Marina al mando del Teniente de Navío Guillermo Luna, en la corbeta ARA “Guerrico”.

Recuperación de las islas Georgias del Sur

Con las unidades disponibles se formó el Grupo de Tareas 60.1 con el Capitán de Navío César Trombetta como su Comandante. El GT 60.1 estaba conformado por el buque polar ARA “Bahía Paraíso”; la corbeta ARA “Guerrico”; una fracción del Batallón de Infantería de Marina Nº1 (BIM1) con 40 hombres al mando del Teniente de Navío Guillermo Luna; un grupo de 15 comandos anfibios y buzos tácticos; y 2 helicópteros de la Agrupación Antártica — un Alouette de la Aviación Naval y un Puma del Ejército Argentino–. 

Cuando a las 17 del 2 de abril el mundo se hacía eco de la recuperación de las Islas Malvinas, el Comandante del GT 60.1 resolvió postergar para el día siguiente la misión de recuperar Georgias del Sur por las malas condiciones meteorológicas imperantes.

En la mañana del 3 de abril le envía un mensaje radial al Jefe de la Base del “British Antartic Survey” (Servicio Antártico Británico) solicitándole la rendición. Según informó el Servicio, solo había civiles.

En el helicóptero Puma del Ejército Argentino se procedió al desembarco de la primera fracción de 15 hombres en proximidades de la Punta Coronel Celaya, en la entrada de la caleta Grytviken, mientras que al efectuarse un segundo traslado, el helicóptero recibió una fuerte descarga de armas automáticas de infantes de Marina británicos que lo obligaron a descender en la orilla opuesta a la caleta debido a sus averías y a varias bajas de personal. De inmediato se desplegó el helicóptero Alouette para evacuar a los heridos.

Desde la «Guerrico» advirtieron la presencia de tropas que no habían sido informadas por los británicos y debido a que la fracción desembarcada se encontraba bajo fuego enemigo, la corbeta entró en la caleta y comenzó a hacer fuego para forzar la rendición de las fuerzas inglesas. El intenso fuego enemigo, sumado a que los sistemas de armas de la corbeta se trabaron, ocasionaron importantes daños en el buque y varios heridos, por lo que viró para salir.

Luego de lograr que los cañones funcionaran nuevamente, el Comandante de la corbeta, Capitán de Fragata Carlos Luis Alfonso, ordenó una segunda aproximación para apoyar a los infantes de Marina argentinos. Con una nueva ráfaga de sus cañones, logró la rendición de los efectivos.

En esta acción de combate perdieron sus vidas el Cabo Primero de Mar Patricio Guanca, a bordo de la corbeta “Guerrico”; y los conscriptos Mario Almonacid y Jorge Águila del BIM1. Ocho argentinos y un británico resultaron heridos.

Tras recuperar para la Nación Argentina a las islas Georgias del Sur, se reforzó la guarnición con 40 infantes de Marina en Grytviken y otros 10 en Puerto Leith. El “Bahía Paraíso” –con 35 prisioneros británicos, los heridos y los 3 fallecidos– y la “Guerrico” emprendieron el regreso al continente.

Compartir en…





Fuente: Gaceta Marinera

Comentarios

#LosÚltimos20: Es urgente proteger a los últimos yaguaretés del Gran Chaco

La deforestación está poniendo al borde de la desaparición al yaguareté en la región ¿Sabías que Argentina es el...

Más Articulos como éste