El insólito caso ocurrió esta semana en Villa Martelli. Los vecinos del barrio alertaron a NoticiaNorte por la aparición de numerosas gallinas degolladas junto a supuestas ofrendas, que formarían parte de un ritual umbanda realizado en la zona. Los vecinos de las cuadras aledañas denuncian que el episodio es bastante común en esa zona y se registra cada vez con mayor frecuencia. En ese sentido, comenzaron a organizarse y algunos propietarios dejaron carteles intimidatorios prometiendo venganza.

La impactante escena podía advertirse hasta este viernes sobre la calle Esteban Echeverría, que bordea la Panamericana, desde la esquina de Laprida hasta pasando la calle Méjico, frente al restaurante “La nueva calesita”. En todo ese trayecto podía observarse desde gallinas muertas, hasta maíz, velas e imágenes religiosas. Todos los elementos fueron colocados junto a los árboles que están plantados a la vera de la Autopista, en un espacio verde que continúa hasta la Avenida General Paz.

martelli 05

“Cada cuatro o cinco árboles hay una gallina muerta. Realmente es de terror pasar por ahí”, señaló uno de los vecinos que se contactó con NoticiaNorte, quien agregó: “La verdad es horrible. Si estás con chicos o mascotas no podés ni acercarte“. “Es horrible, sobre todo por los animales. Por la calle Blas Parera, paralela a Panamerica pero del lado de Florida, también hay ofrendas como maíz y velas rojas”, precisó una vecina. “A veces bajo el puente de Lavalle también hay esas cosas, es espantoso”, relató otra mujer.

martelli 04

La situación preocupa a los vecinos, ya que aseguran que ese sector “suele ser frecuentado por personas que hacen esos despachos para religiones africanas”. “Al peligro por la inseguridad ahora hay que agregarle todo esto. El tema es que nadie los ve porque generalmente lo hacen de noche”, indicó uno de los vecinos. Además denunciaron que los animales muertos suelen permanecer durante semanas en el lugar, debido a que el personal de la Municipalidad no acostumbra a pasar seguido para limpiar esa zona. 

Frente a este panorama y cansados de observar este espectáculo frente a sus viviendas, los vecinos de estas cuadras iniciaron una verdadera “cacería”. En ese sentido, comenzaron a organizarse y hasta realizan guardias para intentar sorprender in fraganti a los autores de la matanza de animales, de quienes sospechan podrían residir en la zona. Además, un propietario se hartó de la situación y frente a las gallinas degolladas, colocó al menos siete carteles con una leyenda que reza: “Macumberos les voy a meter un tiro. Los voy a controlar”.

Que te pareció la nota? Compártela en tus Redes Sociales!!