A dos años del crimen de Darío Ávalos en Villa Martelli

El efectivo del grupo GEOF murió tras ser sorprendido por cuatro delincuentes en su casa de Talcahuano al 700. Aún herido, la víctima de 37 años logró poner en fuga a los delincuentes. Su familia todavía pide justicia.

Estaba considerado uno de los mejores hombres del Grupo Especial de Operaciones Federales (GEOF). Sus superiores lo calificaron como un excelente francotirador. En ocho años participó en los más importantes allanamientos antidrogas y en numerosos operativos para destrabar tomas de rehenes.

Según su legajo, había ingresado en la Policía Federal en junio de 2004. Se integró al GEOF en 2008. En sus ocho años de tareas en el GEOF, Ávalos recibió más de 15 beneplácitos por su desempeño en importantes operativos del grupo de elite. En 2011 había hecho un curso de capacitación en el Ejército Argentino y, en 2013, se preparó como “tirador selecto”.

Pero, lejos de un peligroso operativo, el cabo Darío Ávalos se cruzó con la muerte en la puerta de su casa, en Villa Martelli, en el partido de Vicente López. El efectivo de 37 años, conocido con el apodo de “Onírico”, murió hace dos años cuando fue sorprendido por cuatro delincuentes armados en la puerta de su casa.

El hecho sucedió el miércoles 6 de septiembre a las 19.50 en la puerta de la casa del policía de elite, en Talcahuano al 700, en Villa Martelli. Al ver que su víctima era personal policial, los ladrones abrieron fuego. La víctima intentó hasta las últimas consecuencias resguardar su integridad y propiedad. Aun herido logró poner en fuga a los delincuentes.

Ávalos recibió dos balazos en la zona abdominal y fue trasladado de urgencia al Hospital Houssay. Luego fue intervenido quirúrgicamente tres veces en e Hospital Churruca donde finalmente falleció. Fue velado en Maipú y Villate, y sus restos descansan en el cementerio de la Chacarita. Sus familiares y amigos todavía piden justicia.

avalos-2

Que te pareció la nota? Compártela en tus Redes Sociales!!