miércoles, diciembre 1, 2021

Despidieron los restos del guitarrista Zeballos, fallecido a los 58 años por coronavirus

Más Leído


El músico y docente tuvo incontables presentaciones como solista y con diferentes grupos de cámara.

El músico y docente tuvo incontables presentaciones como solista y con diferentes grupos de cámara.

 

Los restos del guitarrista clásico Arturo Zeballos, fallecido este lunes por un cuadro de coronavirus por el cual se encontraba internado desde hacía tres semanas en un sanatorio del sur del conurbano bonaerense, eran despedidos este martes en la ciudad de Pergamino, lugar en el que había nacido hacía 58 años.

Tras un recorrido por los sitios de Pergamino en los que Zeballos creció y se formó como artista, la prensa local informó que sus restos serán trasladados a Rojas, donde vive su madre, y recibirá inhumación en el cementerio local.

El músico y docente, que tuvo incontables presentaciones como solista y con diferentes grupos de cámara, se desempeñaba actualmente como docente de la Escuela Municipal de Bellas Artes Carlos Morel, de Quilmes.

Como cultor de la guitarra clásica, Zeballos realizó tres giras europeas y tendió puentes entre la academia y la obra del artista criollo Atahualpa Yupanqui.

Por esa faceta fue convocado por el Consulado argentino en Frankfurt, Alemania, donde en mayo último había participado de un videoconcierto de 50 minutos titulado «Solos de guitarra y canciones del folclore argentino», para el que, además de obra de Yupnaqui, interpretó repertorio de Abel Fleury y Eduardo Falú.

El año pasado, además, Zeballos había publicado “Retrospectiva 1986/2021”, en tres volúmenes que resumen parte de su actividad y que dedicó a cinco siglos de la guitarra española, a la música para guitarra de América Latina y otro doble de folclore argentino.


Fuente: Télam

Comentarios

Ceremonia de Lista Mayor en la Base Aeronaval Almirante Zar

Trelew – En la Base Aeronaval Almirante Zar de Trelew y con participación de invitados especiales, se realizó...

Más Articulos como éste