17.1 C
Vicente López
miércoles 12 junio, 2024

del calorón formoseño al frío antártico

Novedades


Foto Prensa
Foto: Prensa

A la par de ser un nodo al que van y del que vienen helicópteros y aviones con suministros, equipos y personas que desempeñan o desempeñarán diversas tareas, la base Marambio es también un polo de investigación científica en la Antártida a través del Laboratorio Multidisciplinario de la Base Marambio, el otro edificio reconocible de ese emplazamiento debido a la cantidad de antenas y sensores montados en su terraza.

A cargo de mantener operando todos los equipos y sistemas de ese laboratorio se encuentra Facundo Penayo, un formoseño de 24 años recibido de técnico en mecatrónica -una rama de la ingeniería que combina mecánica, electrónica, Informática y la ingeniería de control- que hasta diciembre del año pasado vivía junto a sus padres y su hermano en la ciudad capital de su provincia natal. Y que cuenta con «orgullo» la foto que se sacó junto a Alberto Fernández durante la visita que el Presidente hizo en febrero pasado en el marco de las conmemoraciones por el 119º aniversario de la presencia ininterrumpida de Argentina en el continente blanco.

Foto Prensa
Foto: Prensa

«Fue un gesto muy lindo de su parte -señaló Penayo a inicios de marzo sobre ese encuentro a un portal formoseño-. Creo que los próximos presidentes deberían replicar esta práctica, porque es un suelo que es parte de nuestro país y nuestro patrimonio».

Hoy, en diálogo con Télam, Penayo contó que desde principios de enero trabaja como encargado del Laboratorio Multidisciplinario de la Base Marambio.

«El día a día consiste en estar en el edificio del laboratorio para retransmitir los datos que producen los instrumentos instalados en Marambio hacia los servidores de los centros de investigación que los procesan en diferentes paísesFacundo Penayo

 
«Mis actividades consisten en el envío diario de los datos que recogen todos los instrumentos instalados aquí hacia centros de investigación en distintos lugares del mundo, asegurarme que todo esté funcionando y si por casualidad se presenta un desperfecto tratar de repararlo», detalló.

El técnico afirmó que «la mayoría de las investigaciones se concentran en temas de la atmósfera y la estratósfera, como una cooperación internacional que tenemos con el Instituto Nacional de Tecnología Aeroespacial de España por la cual medimos ozono, dióxido de nitrógeno y otros gases en la estratósfera».

«También tenemos proyectos de sismología en colaboración con un instituto italiano para el que tenemos instalado un sismógrafo que registra los movimientos en la región y además hacemos mediaciones de radiación ultravioleta», agregó Penayo.

Y señaló: «En cooperación con Colombia, medimos gases del subsuelo como metano y otros gases comunes, la conductividad del suelo o su campo magnético, y junto a eso hay muchos proyectos de investigación que se desarrollan en esta base como la medición de rayos cósmicos».

Foto Prensa
Foto: Prensa

El joven formoseño sostuvo que «el día a día consiste en estar en el edificio del laboratorio para retransmitir los datos que producen los instrumentos instalados en Marambio hacia los servidores de los centros de investigación que los procesan en diferentes países, todos los días también tengo que subir a la terraza para hacer limpieza y mantenimiento de todos los instrumentos porque acá hay mucho polvo y cuando nieva se puede acumular nieve o barro que afecte las mediciones o incluso dañe los equipos».

«Cada día se hacen los chequeos de cada equipo para verificar que funcionen bien, que registren los datos y que estos se envíen, en caso de que algo falle lo primero es intentar solucionarlo por software y si el problema persiste tengo que bajar el equipo de la terraza y revisarlo físicamente en el taller», agregó.

El joven formoseño apuntó que «la vida diaria en la Antártida depende mucho de la base en la que uno trabaja porque cada una tiene sus propias particularidades y costumbres, en Marambio tenemos horarios fijos de almuerzo y de cena y horarios libres de desayuno y merienda para acomodarlos a los horarios de las tareas de cada uno; disponemos de un gimnasio en el que coordinamos los horarios».

«Yo estaba en mi trabajo en la ciudad de Formosa y una compañera me mostró la convocatoria que buscaba técnicos para proyectos científicos en la Antártida y me anoté porque ví que cumplía con todos los requisitos, fui superando las diversas etapas de selección y gracias a Dios quedé»Facundo Penayo

 
«Los que venimos a pasar todo el año nos alojamos en la casa principal mientras que quienes vienen a hacer la campaña de verano van a la casa de emergencia, tenemos un calendario de turnos en los que todos los que vivimos acá tenemos los días que nos toca colaborar con la cocina y las tareas domésticas, y también los días que disponemos para poder darnos una ducha porque el agua es limitada», comentó.

El técnico recordó: «Yo estaba en mi trabajo en la ciudad de Formosa y una compañera me mostró la convocatoria que buscaba técnicos para proyectos científicos en la Antártida y me anoté porque ví que cumplía con todos los requisitos, fui superando las diversas etapas de selección y gracias a Dios quedé».

Foto Prensa
Foto: Prensa

«Llegar un shock bastante jodido porque en Formosa todos los días tenés 40 grados y acá casi siempre son 0 grados cuando está lindo pero puede bajar hasta menos 20 grados, el primer día me bajé del Hércules todo cubierto de abrigo y sentía el frío igual; pero fui animándome a salir, dejando que me agarre el clima, me fui adaptando y ahora ya no se sufre tanto», completó.

La base Marambio se encuentra emplazada sobre la isla del mismo nombre en el mar de Weddell al noreste de la Península Antártica y tiene la capacidad de operar vuelos durante todo el año mientras las condiciones meteorológicas lo permitan.


Fuente: Télam

Déjanos tu Comentario!

Lo Último