Guillermo José María Carrasco tiene su cerrajería en Munro. Fue quien abrió la puerta de Tiempo Argentino, para que ingrese la patota de Mariano Martinez Rojas y destruya las instalaciones del diario y de Radio América. Asegura que el empresario lo contacto por Internet.

“Me llama una persona el día anterior y me dice que había que hacer una apertura. Quedamos en que nos encontrábamos en la esquina. Hay como un puesto de diarios, ahí. Cuando llegué había dos patrulleros”, relató Guillermo José María Carrasco al sitio La Vaca.

“La policía miró los papeles, dijo que estaban bien y dijo que estaba todo OK para hacer la apertura. Si la policía me dijo eso, ¿yo qué tengo para oponerme, me entendés? Si no había policía yo no podía hacer la apertura”, aseguró el vecino de Vicente López.

“No soy persona agresiva ni mala. Hubo tanta violencia ese día, tanta, que durante dos o tres días no atendí el teléfono. Tengo mucho miedo, mucho susto. Fue lo peor que me pasó en la vida. No hay manera de describir lo que viví. No hay palabras. Pasé frío, pasé miedo. En un momento pensé que me mataban”, relató Carrasco.

Luego de abrir la puerta intentó retirarse pero lo volvieron a llamar para cambiar la cerradura. “Volví a entrar. La policía me dejó: si ellos me dejaron, ¿por qué no podía estar adentro teniendo que hacer un trabajo? Yo me puse a trabajar confiado. Y cuando me quise ir, estaba lleno de gente abajo”, relató.

El cerrajero aparece como uno de los testigos en el acta policial: “Yo no soy de ninguno de los dos lados. Soy cerrajero. No soy mafioso, no me dedico a nada raro. Lo único que quiero es estar tranquilo. Lo único que quiero es poder seguir con mi vida, estar con mi hija, con mi familia. Hace tres días que no puedo atender el teléfono porque no puedo trabajar. Estoy asustado. Tengo miedo de todo”.

Que te pareció la nota? Compártela en tus Redes Sociales!!