El Centro de Actividades Educativas Camino (CAEC), ubicado en Vicente López, es una institución que trabaja con chicos con discapacidad mental. Noticia Norte entrevistó a su director, Marcelo DeLuca, quien contó la mirada que tienen sobre estos chicos.

“Nos dimos cuenta que la discapacidad es un diagnóstico que tapa infinidad de capacidades que tienen los chicos. Una de esas capacidades es la de integración social y el beneficio que esto tiene al ver a los chicos integrados a la sociedad”, manifestó DeLuca.

“Nace una persona, se le detectan diferencias con respecto a la mayoría, dicen que es distinto y que tiene un problema. Automáticamente le dicen que tiene una discapacidad y le dan el certificado que lo avala” analiza DeLuca.

“La familia se apoya en el médico de cabecera que le da el diagnóstico y automáticamente se le deriva a psiquiatra, neurólogo, fonoaudiólogo, psicólogo. Con lo cual es atendido por la salud y considerado un enfermo al 100 %. El pibe crece y queda rotulado como “paciente” para siempre”.

IMG-20160828-WA0038

“En Argentina es atendido en todas las terapias de salud pero ningún tipo de terapia de recreación, de juego y deporte es bancada por las obras sociales a pesar de haber una ley nacional de discapacidad. Nosotros ponemos primero a la persona que es paciente en algún aspecto y tiene una discapacidad pero no es discapacitada” afirma el Director de CAEC

“Para un chico con discapacidad rotularlo como discapacitado le minimiza un millón de capacidades. Quizás el día de mañana cambie la mirada social sobre una persona con discapacidad y dejen de llamarlo discapacitado y empiecen a llamarlo “pibe”, ser humano, persona, que tiene una discapacidad pero muchas capacidades como por ejemplo la de solidaridad” reflexiona el Director de CAEC.

Por Ramiro Pablo Gómez

Que te pareció la nota? Compártela en tus Redes Sociales!!